Ojo por ojo II {blogs colaboradoes}

miércoles, 29 de julio de 2015

Estiro su brazo y presiono sobre las vendas en el lugar que sabia estaba la herida. Una ligera puntada le respondio, pero poco mas.
Con cuidado, probo a apoyar la pierna sobre el suelo y levantarse. Ningun problema.
Sujetandose de la pared como precaucion, levanto su pie bueno y se quedo en esa posicion por unos segundos. El dolor no aparecio; ella estaba completamente curada y su padre le habia mentido al decirle que todavia necesitaba las vendas.
Claro que eso no era ninguna sorpresa.
Se dejo caer en la caman nuevamente, sin ninguna precaucion.
El colchon es viejo y esta gastado, lo que hace que sienta el suelo duro a su espalda. Se muevo de un lado a otro, buscando una posicion mas comoda, pero nada parece funcionar.
Finalmente, opta por levantarse y sentarse en la silla junto a la ventana.
Hace un par de dias, cuando la cocinera fue a llevarle la comida, Vanessa se las arreglo para robarle las llaves. Por supuesto, para cuando la mujer lo noto, ella ya estaba corriendo en el bosque.
Consiguio unas pocas horas de libertad antes de que su padre la encontrara y la arrastrara de vuelta a la casa; pero esta vez no la encerro en su habitacion, sino en ese pequeño cuarto de invitados, del que solo el tenia la llave.
Ya llevaba dos semanas encerrada y realmente no sabia como iba a poder soportar las siguientes.
Por suerte, la monotonia no duro mucho mas. 

***
Todo estaba cuidadosamente planeado.
Sabia como entrar y como salir, donde estaba su objetivo y como capturarlo y transportarlo; lo habia hecho cientos de veces en el pasado, pero aun asi estaba nervioso.
No era la primera vez que debia secuestrar a alguien como parte de su trabajo, pero si era la primera vez que su objetivo era una chica como esa. Al vivir en un pueblo pequeño y provenir de una familia de dinero, todo el mundo conocia a Vanessa, aunque, por lo que habia visto, nadie la visitaba.
Llevaba varios dias vigilandola, y en todo ese tiempo nunca habia abandonado su habitacion. Siempre estaba ahi, en el segundo piso, junto a la ventana, con la cara apollada en el vidrio.
Mateo estaba empezando a considerar que tubiera algun problema de salud, un tipo de afeccion que la obligara a mantenerse en reposo constante. O tal vez solo era timida y estaba siendo paranoico.
Tragandose sus dudas, se acerco hasta la puerta principal y comenzo a manipular la cerradura.
Un minuto despues, ya estaba adentro.
Sigilosamente, subio las escaleras y fue directamente a la puerta de la chica; dode se detuvo una vez mas para repasar su plan.
Tenia que entrar, drogarla con el paño que llevaba al bolsillo, y luego arrastrarla fuera de su casa, hacia un lugar especifico del bosque, donde en poco tiempo pasarian sus superiores a recogerla. No era complicado; pero no podia perder mas tiempo.
Giro la manilla para comenzar… y descubrio que estaba cerrada. Considero la idea de haberse equivocado de habitacion, pero no era posible, lo habia calculado todo perfectamente… asique la chica estaba encerrada.
No se dejo sorprender por la situacion y comenzo a manipular la cerradura de la misma forma que lo habia hecho con la de la puerta principal, curiosamente, esta parecia ser incluso mas segura que la de la puerta de entrada, aunque podia deverse al sudor que habia comenzado a empapar sus manos.
Tras unos minutos de frustrantes esfuerzos, la puerta se deslizo abierta, revelando una habitacion completamente diferente a la que habia imaginado. Era sencilla, demasiado para la hija del dueño de esa mansion; y sus unicos muebles eran una cama pequeña, una estanteria y una silla junto a la ventana.
Pero lo mas sorpredente de todo, era que no habia nada ahi. Tal vez realmente se habia equivocado de habitacion.
Entro lentamente, cada vez mas nervioso… y algo lo golpeo en la cabeza con fuerza. El golpe no consiguio derribarlo, pero si fue suficiente para que la chica, que habia estado escondida tras la puerta, se colara por su espalda y saliera corriendo.
Reprimiendo una maldicion a la vez que se sobaba la cabeza, Mateo comenzo a correr tras de ella. Despues de verla tanto tiempo en la ventana, con la mirada perdida en el bosque, lo ultimo que habria esperado era que ella se defendiera, mucho menos de una forma tan eficiente.
La chica corrio hasta el fondo del pasillo y directamente a las escaleras del tercer y ultimo piso. Habia tenido la cabeza fria para retrasarlo y escapar, pero claramente no era muy lista, si seguia subiendo, tarde o temprano se quedaria sin un lugar al que escapar.
Con su vestido largo ondeando tras de ella, salto los escalones de dos en dos, con una agilidad completamente inusual en una chica de su clase. Cada vez se alejaba mas, y Mateo apenas si podia mantener el ritmo.
En el tercer piso, doblo a la derecha y se metio a la primera puerta, cerrandola desde dentro.
Creyendo que la persecucion finalmente habia terminado, saco sus herramientas por tercera vez ese dia y comenzo a forzar la cerradura. Fue sencillo.
Entro abriendo la puerta al maximo, para evitar cualquier posibilidad de escape.

1 comentario :

  1. Dioooos ¿por qué todas suben arriba en estos casos? ¿Por qué no salen al a calle a pedir ayuda o algo así? jaja
    Está interesante. Se ve cómo lo tiene todo planificado y no me esperaba esa iniciativa por parte de ella: )
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por leer!
ahora, me encantaria saber tu opinion, anda, solo te toma un segundo, y me haces increiblemente feliz ;)